Mi guía para viajar a Nueva York

Dónde quedarse, cómo recorrer la ciudad y qué lugares visitar


Visité Nueva York tres veces, la primera porque me gané 1.000 dólares en un sorteo por comer un flan, el summum de la buena suerte. Desde ese entonces, estoy obsesionada con la ciudad.


El mes que viene vuelvo a ir —tengo la suerte de tener una gran amiga que vive allá— y decidí hacer este post con mis recomendaciones, que son muy subjetivas. No me considero una experta, pero sí soy muy rigurosa y creé un mapa de la ciudad que cada vez que la visito lo actualizo. Algunos tips los leí en internet, otros me los pasaron amigas y la mayoría los viví.


Foto en 35mm de mi primer viaje.

Dónde quedarse


Reservar un buen alojamiento es fundamental pero a la vez es un tanto difícil si uno no conoce la ciudad en cuestión —esto aplica a cualquier destino—. Yo intento escapar de las zonas típicamente turísticas y busco barrios más residenciales; se siente más auténtico y suele ser más barato.


Cada barrio de Nueva York tiene su personalidad y es importante que esté alineada con la tuya.


La ciudad está compuesta por 5 boroughs o grandes zonas: Manhattan, Brooklyn, Staten Island, Bronx y Queens. El turismo se concentra en los primeros dos. Seguramente, cuando estés viendo Airbnb o Booking vas a notar que Brooklyn es más barato y, por lo tanto, tentador.


Para la primera vez, sin embargo, recomiendo quedarse en Manhattan. Seguramente la mayoría de lo que querés hacer se concentra en la isla, entonces es más disfrutable caminar o ir en bicicleta de un lado a otro que tomar el subte —que, más allá de la novelería para los montevideanos, es caro y anticuado—.





En lo personal, me encantó quedarme en Nolita (North of Little Italy). Es una zona súper vibrante y bien conectada, con varias líneas de subte y a una caminata de varios puntos interesantes como: Washington Square Park (el mejor parque), Soho (tiendas cool y restaurantes caros), Chinatown y los puentes Williamsburg y Manhattan, que conectan la isla con Brooklyn.


Más allá de Nolita, hay varios barrios interesantes —también me quedé en Chelsea y en el Upper West Side, recomiendo ambos, el segundo es mucho más tranquilo—. Las zonas que evitaría son: al sur del Central Park hasta el Flatiron building y al norte del Central Park. La primera porque es demasiado turística, la segunda porque no es tan amigable para los turistas (incluso algunas calles pueden ser peligrosas).





Qué hacer


1. Tomate un ferry


Nueva York tiene una flota de ferries que es parte de su sistema de transporte público. Hay varias líneas que conectan con diferentes puntos de la ciudad, podés ir desde el Bronx a Coney Island, por solo tres dólares. Es un buen plan si vas en verano y precisás refrescarte, porque el calor puede ser sofocante.


Acá hay más información de los recorridos y horarios.


Un reel de la experiencia



2. Disfrutá de los parques


Algo que me impresionó mucho la primera vez que fui es cómo los neoyorquinos disfrutan de los espacios públicos. Incluso, un fin de semana en Brooklyn, vi a un grupo de amigos que se llevaron una parrilla e hicieron tremenda barbacue. Supongo que tiene que ver con que la mayoría vive en apartamentos diminutos.


Aunque el Central Park es el más conocido, todos los parques tienen lo suyo. Mi favorito es el Washington Square Park: cada vez que voy me siento abajo de un árbol a leer un rato o a mirar ardillas.


3. No vayas a todos los museos


Una fija de viajar es visitar museos, pero después de tres o cuatro se puede volver cansador —por algo existe el término museum fatigue—. Por eso, soy de la filosofía de visitar solo lo que te interesa, no lo que "tenés" que visitar. Por ejemplo, el Museo de Historia Natural a mí me resultó bastante aburrido. Investigá de antemano qué muestras tiene en exhibición cada museo.





4. Alquilá una bicicleta


La primera vez que fui alquilé una bicicleta para recorrer el Central Park y fue una experiencia hermosa (salvo porque me dio asma) y desde entonces siempre lo hago. Luego me animé a usarla como medio de transporte, aunque hay que tener experiencia con el tránsito o ser un poco temerario para esto. Fui desde Chinatown hasta Brooklyn y la vista era espectacular.


Hay dos tipos de alquileres de bicicletas, por un lado están las City bikes, que las encontrás en diferentes puntos de la ciudad. Para usarlas te descargás la app, asociás la tarjeta de crédito y buscás el bicicletero más cercano. Después buscás dónde está el bicicletero más cercano a tu destino y la dejás allí. No es demasiado caro y tienen algunas eléctricas que te dan un boost de velocidad. Luego están los que alquilan en las inmediaciones del Central Park, que es más bien para que recorras el parque. Se retiran y dejan en el mismo punto y te cobran por hora. Es una opción más cara, aunque menos estresante.


5. Visitá mercados (de pulgas y gastronómicos)


En primavera y verano hay varios mercados gastronómicos, como Smorgasburg, en los que podés probar platos de diferentes regiones de Estados Unidos (como la comida Cajún, del sur) y de otras partes del mundo (recuerdo comer un ceviche excelente). También hay mercados de pulgas donde podés encontrar ropa vintage a buen precio, discos de vinilo y elementos decorativos. A mí me gustó mucho el de Dumbo, que está abierto sábados y domingos.






Otros comentarios y piques

  1. La ropa de segunda mano es súper barata y hay cosas de muy buena calidad. Recomiendo pasar por L Train (sobre todo la locación de Brooklyn), Beacon's Closet y Goodwill.

  2. El combo de café helado y un bagel instantáneamente te hace sentir como un local.

  3. Hacé un free walking tour de algún barrio del que te interese conocer la historia. Recomiendo el de Harlem.

  4. La mayor estafa es que le digan "la ciudad que nunca duerme" porque a las 23 ya no hay dónde ir a comer.

  5. No te regales con tus pertenencias porque estas en el "primer mundo". Ladrones hay en todos lados.

  6. Los neoyorquinos te pueden tratar horrible o decirte que sos la persona más canchera del universo. No hay punto medio.

  7. Organizá tus planes por barrios para no estar yendo de un lado al otro, pero también date tiempo para perderte e improvisar.

  8. Si te gusta salir, Union Pool es un bar muy amigable en Brooklyn.

  9. No importa qué tan bien te vistas, los neoyorquinos se visten mejor.





LO MÁS DIVERTIDO ESTÁ ACÁ

¡Gracias! Envío pocos correos pero buenos

​MÁS EN INSTAGRAM

  • Facebook
  • Instagram